Paseo de la Chopera, 190 - 28100 Alcobendas, Madrid
  • Horario
  • L a V: Mañanas de 10h a 14h y tardes de 17h a 20:30h

  • S: Mañanas de 10h a 14h.

ALFOMBRAS KILIM: Un plus artesanal para tu decoración

Kilim en salón multicolor

 

Las alfombras kilim son alfombras artesanales de espesor fino, con diseños geométricos de colores muy vivos.

La riqueza de su colorido y de sus diseños convierte a las alfombras kilim en aliados perfectos de la decoración de nuestros hogares, sin importar el estilo decorativo de que se trate.

En este artículo te voy a hablar sobre la técnica de tejido, los materiales y mantenimiento de las alfombras kilims. Asimismo, te voy a mostrar ejemplos de ambientes en los que los kilims, con su aparente sencillez, se convierten en el centro de todas las miradas, ya se trate de alfombras de salón o alfombras de dormitorio.

 

¿Cómo se diferencian las alfombras kilim de las alfombras de pelo?

Las alfombras kilim, a diferencia de las alfombras normales o alfombras de pelo, no llevan nudos, sino que los hilos horizontales (llamados trama) se entrelazan con los hilos verticales (llamados urdimbre), creando un tejido plano.

Tecnica de tejido kilim

 

En las alfombras de pelo, el dibujo se consigue con hebras cortas individuales de diferentes colores anudadas en la urdimbre (hilos verticales) y por un lado hay pelos y por el otro, nudos. En las alfombras kilim, los tejedores entrelazan la trama (hilos horizontales) con fuerza para cubrir completamente la urdimbre y cada vez que el color cambia se forma una nueva tira en la alfombra.

Esta es la razón por la que son frecuentes los diseños diagonales, para evitar debilitar la alfombra con ranuras verticales cada vez que se produce un cambio de color.

 

Detalle diseños diagonales de kilim

 

¿De qué materiales son las alfombras kilim?

Las alfombras kilim se consideran unas de las alfombras más antiguas del mundo, ya que nacieron hace más de 3.500 años en Asia central y posteriormente se fueron extendiendo hasta Europa oriental y África del norte. Originariamente fueron utilizadas por pueblos nómadas para calentar el suelo de sus tiendas y transportar sus enseres envueltos.

Su origen geográfico, en zonas de ovejas, es lo que determina que el material más empleado para la elaboración de las alfombras kilim sea la lana. Además de su abundante disponibilidad, la lana tiene la ventaja de su flexibilidad, durabilidad y fácil teñido, mediante tinturas naturales extraídas de plantas, insectos y minerales.

La lana se combina con frecuencia con urdimbres de algodón, que son muy resistentes, y más raramente con pelo de cabras, camellos o caballos. Excepcionalmente, por ser un material de lujo, se utiliza seda en la elaboración de kilims reservados para dotes de novia (en Anatolia, Turquía) como demostración de estatus familiar.

 

 

¿En qué tipos de decoración se pueden utilizar alfombras kilim?

Como te decía en la introducción de este artículo, los diseños geométricos de los kilims y sus variados colores hacen que encajen estupendamente en cualquier estilo decorativo.

Si tu decoración predominante es de tonos neutros, podrás utilizar la alfombra kilim sin ninguna cautela, porque no se producirá una competencia de colores que pueda dar lugar a un efecto desasosegante o abrumador (Ej: ambientes nórdicos, ambientes industriales, etc).

Si, por el contrario, quieres utilizar la alfombra kilim en un ambiente ya de por sí muy colorido (Ej: ambientes vintage), la única precaución que debes tomar es ceñirte a una paleta de no más de tres colores, con la que juegues con los diferentes elementos (sofá, sillones, cojines, etc).

A continuación, te muestro una selección de ambientes, de diferentes estilos decorativos, para que puedas comprobar cómo en todos ellos las alfombras kilim aportan un plus de calidez y de personalidad. Además, a pesar de la antigüedad a la que se remontan, gracias a sus diseños intemporales, resultan perfectas como alfombras modernas para salón.

 

Ambientes rústicos

En el dormitorio de la fotografía inferior, se han combinado dos kilims que contrastan tanto con la madera oscura del mobiliario y del suelo, como con el blanco de la colcha y de las paredes. Evidentemente, para poder utilizar dos alfombras de dormitorio, se requiere un espacio amplio, pero el efecto es mucho más original que utilizando una única alfombra.

 

Alfombras kilim en dormitorio rústico

 

En esta decoración se ha buscado deliberadamente el uso de elementos artesanales, como los kilims, las vasijas cerámicas o los sillones de talla. El resultado es un ambiente muy especial, lleno de encanto.

 

Ambientes vintage

Las alfombras kilim son perfectas para ambientes vintage en los que predominan las piezas de mobiliario reciclado. Con su colorido, muchas veces consiguen unificar piezas dispersas y constituyen el hilo conductor de distintas tapicerías.

Observa el kilim utilizado como alfombra de salón en el siguiente salón vintage. Comprueba como el azul, rojo y amarillo del kilim se repiten en la tapicería del sofá, de los dos sillones auxiliares, de los cojines y de otros objetos de decoración. El efecto decorativo es sorprendente y lleno de personalidad, a pesar de haber utilizado piezas de mobiliario reciclado de líneas muy sencillas.

 

Kilim en salon vintage

 

Ambientes nórdicos

Las alfombras kilim son un aliado impagable a la hora de decorar ambientes nórdicos, ya que con sus colores constituyen un contrapunto perfecto a la sobriedad del mobiliario nórdico.

Observa la alfombra de comedor de la siguiente fotografía. ¿No te parece que la alfombra kilim, por sí misma, viste todo el ambiente?

 

Alfombra kilim en comedor de estilo nórdico

 

Ambientes clásicos “austeros”

He dejado para el final de los ambientes seleccionados, un estudio o despacho de un piso antiguo con techos altos y suelo de madera muy oscuro.

Como podrás comprobar, tanto la carpintería de las ventanas, como el suelo o las piezas de mobiliario son muy clásicos, pero nada recargados. Si no fuera por la alfombra kilim, la sensación sería de una decoración monacal, ya que el mobiliario es muy austero y la paleta de colores neutra.

No obstante, el kilim, con predominancia de rojo, asume todo el protagonismo de la decoración y transforma un ambiente inicialmente anodino en un ambiente energético y personal.

 

Alfombra kilim en despacho clásico

 

¿Cómo se pueden limpiar y mantener las alfombras kilim?

Los kilims se deben aspirar frecuentemente, si bien, al no tener pelo anudado, no absorben tanto polvo como otras alfombras.

Como son alfombras muy finas, debes tener cuidado al pasar la aspiradora para no deformar sus bordes.

Una buena práctica, para evitar que un kilim se ensucie o desgaste más por una parte que por otras, es darle la vuelta de vez en cuando. También te recomiendo que bajo el kilim utilices una redecilla antideslizante, que le dará consistencia y evitará su desplazamiento por el pavimento.

Las manchas se pueden quitar con un paño húmedo o un cepillo mojado en una solución de jabón neutro y agua fría. Si quieres limpiar la alfombra entera, hazlo en una terraza exterior, sobre una superficie plana, donde se pueda eliminar el exceso de agua y el kilim se pueda secar a la sombra. Puedes utilizar un poco de vinagre junto al agua y al jabón neutro, para evitar que los colores destiñan.

 

kilim en apartamento rustico


Espero que este artículo sobre alfombras kilim te haya sido de utilidad. Si quieres pasar a la acción y te planteas comprar un kilim, te invitamos a que nos visites en nuestra tienda-estudio Entrecolores. Te enseñaremos nuestra exposición de alfombras y estaremos encantados de asesorarte en todo lo que necesites. Si prefieres contactarnos por teléfono o por correo, haz clic aquí. ¡¡¡Te esperamos!!!

Si te ha gustado este artículo, nos ayudarás mucho compartiéndolo en tus RRSS. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *